Fórmula 1

17/05/2017

Último triunfo argentino

Hace 36 años, Carlos Alberto Reutemann logró su última victoria en la Máxima. Hoy parece una quimera que un argentino, al menos, corra en Fórmula 1.

Se trata de un aniversario especial con poco para celebrar. Es que un día como hoy, pero hace 36 años, Carlos Alberto Reutemann consiguió su última victoria en la Fórmula 1 y empezó una larga sequía sin éxitos para la Argentina. Fue el 17 de mayo de 1981, cuando Lole festejó en el GP de Bélgica.

Luego del GP de la República Argentina, donde el santafesino se fue como único líder del campeonato, la Máxima comenzó su incursión europea. Fue en el GP de San Marino, donde el actual senador nacional terminó tercero en la carrera que ganó Nelson Piquet (Brabham-Cosworth).

Dos semanas más en Zolder, Bélgica, Reutemann vivió un fin de semana muy especial. El viernes tuvo incidente en la calle de boxes, donde involuntariamente atropelló con su Williams-Cosworth a Giovanni Amadeo, un mecánico de Osella, que cruzó mal y perdió la vida horas más tarde.

Esta situación crítica para el santafesino se le sumó el mal clima que ya se vivía dentro del equipo Williams. Las heridas por la desobediencia de Lole en el GP de Brasil, cuando le mostraron el cartel que le indicaba ceder su posición ante Alan Jones, no se habían cerrado. Todo lo contrario.

El Lole rumbo a la victoria, un día como hoy pero de 1981.

El Lole rumbo a la victoria, un día como hoy pero de 1981.

 

Más allá de eso, el argentino consiguió la pole y asomaba como principal candidato. Pero en la largada se vivió otra situación delicada. El motor Cosworth del Arrows de Riccardo Patrese se apagó. Un mecánico de su equipo, Dave Luckett, ingresó en la pista para solucionar el problema, pero fue embestido por el otro piloto del equipo, el italiano Siegfried Stohr. Finalmente, Luckett sufrió las fracturas de sus dos piernas.

En la segunda largada Reutemann fue sorprendido por Didier Pironi (Ferrari-Turbo). Lole también perdió ante Piquet y Jones, quienes pasaron a comandar la carrera. Pero ambos desertaron por sendos despistes. Así Lole, luego de superar a Pironi, heredó la punta de la carrera.

Entonces, al cabo de 54 vueltas, el santafesino se quedó con la victoria. Fue escoltado por Jacques Laffite (Ligier-Matra) y Nigel Mansell (Lotus-Cosworth). Fue el 12° y último triunfo en la Máxima. El mérito le valió mantenerse en la cima del campeonato que conservó hasta la última fecha en Las Vegas...

A pesar de haberse quedado con todo ese domingo, tanques llenos, récord de vuelta y carrera, la cara de Lole en el podio lo decía todo. En el escalón más alto denotaba tristeza por lo ocurrido el viernes.

Por otro lado, el propio Reutemann ni nadie se imaginaban que pasarían más de tres décadas sin victorias de argentinos en la F.1. Tampoco que a nuestros pilotos les iba a costar tanto poder tener una oportunidad en la Máxima algo que ya parece ser una quimera.

PorDarío Coronel