Fórmula 1

16/05/2017

Todo por la victoria

Lewis Hamilton admitió que no llevó bebida alguna en su Mercedes durante el Gran Premio de España, con el fin de reducir el peso de su monoplaza.

Tras el Gran Premio de Australia, en Mercedes reconocieron que debían mejorar el peso del W08 EQ Power +, el cual era superior al límite mínimo establecido (en 5 kilos), y al que todos los equipos buscan llegar.

Cuatro carreras más tarde, el problema aún no ha sido solucionado. Muestra cabal de ello han sido las declaraciones de Lewis Hamilton, que luego de ganar en Barcelona admitió que “no llevé bebidas en el auto para reducir el peso”.

Si bien por esa medida el monoplaza perdió entre 1 y 2 kilos, vitales en la lucha rueda a rueda que actualmente tiene el equipo alemán con Ferrari, también acarreó una consecuencia negativa, que se demostró en el accionar del inglés al festejar la victoria: “Al no tomar nada, mi ritmo cardiaco estaba al máximo cuando bajé del auto, por lo que tras festejar con mis mecánicos quedé bastante cansado. No sé si volveré a celebrar de esa manera”.

A pesar de ello, Toto Wolff, director de las Flechas de Plata, aseguró que “simplemente quedó cansado por haberlo dado todo en carrera”, desestimando así cualquier relación entre la falta de líquidos y el estado físico del tricampeón del mundo.