Fórmula 1

30/03/2017

A dieta

Tras el Gran Premio de Australia, en Mercedes admitieron que deberán reducir el peso de sus monoplazas. “Es un área en la que debemos mejorar”, admitió Toto Wolff, director del equipo alemán.

Las novedosas reglas implementadas por la Fórmula 1 a partir de este año generaron un giro de 180° en la construcción y desarrollo de los monoplazas. Una de las tantas variantes que se realizaron fue el incremento de elementos en torno a las fuerzas extras que desde esta temporada sufren en el paso por curva. A su vez, la modificación realizada en los motores (ahora se pueden utilizar solo cuatro en todo el calendario), generó la aparición de componentes más pesados, con los que se busca su máxima duración.

Todo ello conllevó a un nuevo planteo del peso del auto, y parece que en Mercedes no ha sido un paso sencillo. Según el medio alemán Auto Motor Und Sport, la casa campeona del mundo cuenta en sus monoplazas con 5 kg más del mínimo establecido (728). Aquel peso de más es vital para el rendimiento del coche, más teniendo en cuenta que no se logró gracias al lastre utilizado por el propio equipo (si con los componentes del auto no se llega al peso mínimo, se pueden utilizar kg extras para llegar a él, lo que sirve además para balancear el auto de la mejor forma).

“No quiero entrar demasiado en detalles, pero es un área en el que definitivamente podemos mejorar”, aseguró Toto Wolff, director de Mercedes, equipo que no fue el único en sufrir con esta cuestión. Red Bull (que llegó al límite con lo justo, producto de la decisión de Renault de utilizar el MGU-H de 2016) y Force India (que tras las pruebas de pretemporada le había pedido a sus pilotos que bajen de peso) también han tenido inconvenientes.