Fórmula 1

28/03/2017

“Vale la pena que no haya sobrepasos”

Lo afirmó el presidente de la FIA, Jean Todt, tras la queja de los pilotos. Aseguró que es la consecuencia de tener coches más espectaculares en pista.

El Gran Premio de Australia, primera cita del Campeonato Mundial de Fórmula 1, ha dejado un gran caudal de críticas hacia los nuevos monoplazas por parte de los pilotos, principalmente pensando en los sobrepasos.

El incremento del ancho del chasis, la mayor carga aerodinámica y el menor desgaste de los neumáticos generó un combo letal para las aspiraciones de los competidores, en su intento por abrirse paso hacia los puestos de vanguardia.

Uno de ellos fue Nico Hülkenberg (Renault), que durante la parte final de la carrera no pudo superar a Esteban Ocon (Force India) en la lucha por el 10° lugar, a pesar de contar con caucho más blando y con mejor ritmo.

“Esperaba que él sufriera un poco con las blandas, ya que yo iba con ultrablandas, pero rápidamente entendí que no iba a pasar”, señaló el alemán, que además manifestó que “estos coches crean mucho aire sucio, por lo que adelantar es casi imposible”, dejando entrever un problema que no es sólo del circuito, sino que va más allá.

Durante buena parte de la competencia, Hülkenberg y Ocon permanecieron a la estela del Mclaren de Fernando Alonso, que si bien circulaba bastante más despacio que ellos, nunca vio peligrar su posición. Solo un error del español les permitió superarlo: “Eramos mucho más rápidos que Alonso pero no podíamos acercarnos”, aclaró el francés, para luego explicar la causa de una de las mejores imágenes del GGPP, cuando los tres recorrieron a la par la última parte de la recta principal: "Tuvo una pequeña equivocación en la curva 12 y logré acercarme y superarlo”.

Quién también expresó su descontento con la situación fue Sergio Pérez (Force India): “es más duro adelantar porque tienes distancias de frenado más cortas y menos degradación”, aseguró. A él se le sumó nada menos que Lewis Hamilton, que comentó que el problema de sobrepasar está “peor que nunca”.

Quién tuvo un punto de vista más abarcativo de la situación fue el presidente de la FIA, Jean Todt. El francés reconoció que es posible que se vean menos superaciones esta temporada, producto de las nuevas reglas técnicas: “Quizás fue el precio a pagar para tener vehículos más anchos y con más aerodinámica”, argumentó.

Igualmente no cree que este inconveniente haya surgido a partir de este año: “Los sobrepasos siempre fueron un problema en las carreras. Recuerdo las de hace 20 o 30 años, cuando un auto con neumáticos nuevos, que era tres o cuatro segundos más rápido, no podía pasar a otro con gomas viejas porque se le hacía difícil”, explicó.

Por lo pronto, la FIA estaría dispuesta a reconsiderar la longitud de las zonas de DRS tras el Gran Premio de China (9 de abril), un circuito en el que existen mayores lugares de sobrepaso que en Melbourne.

Por último, tanto Kimi Räikkönen (Ferrari) como Christian Horner (director de Red Bull) mantuvieron la calma. El finés aseguró que “nunca fue fácil” superarse en F.1, y que el escenario callejero de Albert Park “está lejos de ser un circuito normal. Tendremos que ver qué sucede en las siguientes carreras”, añadió. En ese mismo sentido se manifestó Horner, que aseveró que “nunca resultó sencillo superar a alguien aquí. Esperemos a China y Bahréin, que serán dos circuitos más fáciles para ello, antes de lanzar ninguna valoración”.