Fórmula 1

27/03/2017

“Fue la mejor carrera de mi vida”

Así definió Alonso al Gran Premio de Australia, donde sufrió con el penoso rendimiento del Mclaren. A pesar de ello, fue 10° durante gran parte de la competencia, hasta que debió abandonar.

Solamente cinco giros le sobraron a Fernando Alonso para ver la bandera a cuadros en Melbourne, en una carrera que hasta ese momento fue “la mejor de mi vida”, tal como describió el propio español.

“Pocas veces tuve un coche tan poco competitivo. Sin hacer preparación de pretemporada y teniendo que cuidar mucho el consumo de combustible, por lo que tenía que levantar el pie del acelerador, me encontraba en los puntos”, señaló quién tras largar 12° se adueñó de la 10ª plaza al abandonar el 7°, Romain Grosjean (Haas), en la vuelta 13.

Toda su carrera la hizo en tándem con Esteban Ocon (Force India), a quién superó en la largada, y del que debió cuidarse durante el resto de la exigencia, hasta que un problema en la suspensión lo obligó a desertar.

El bicampeón del mundo tuvo sus razones para valorar en demasía lo hecho en competencia, ya que con el MCL-32 “será difícil sumar puntos, prácticamente imposible”. “Pocas veces se repetirá un fin de semana como el que pasó, llegando a la Q2 y terminando la clasificación 13°”, añadió.

Las sensaciones que tiene sobre su monoplaza son las mismas que las de su compañero de equipo, Stoffel Vandoorne, que fue más directo: “Tenemos el coche más lento de todos. Estamos a tres segundos, no podemos ni luchar por posiciones”, manifestó el belga, que disputó el GGPP con el auto base de las pruebas de pretemporada. Es decir, sin la evolución que Alonso recibió para esta carrera.

“Terminamos la carrera, algo que no esperaba, pero nunca fuimos capaces de luchar por nada. Con toda la potencia que nos falta es imposible, es como si fuésemos parte de otra categoría”, se sinceró el campeón 2015 de la GP2.

El paso de Mclaren no será modificado rápidamente: “Vendrán piezas nuevas a las próximas carreras, pero esto no es de un día para otro, por lo que vamos a seguir sufriendo”, concluyó Vandoorne.