Fórmula 1

24/03/2017

Hamilton marcó el ritmo

El piloto de Mercedes lideró los dos entrenamientos del GP de Australia, la primera fecha del Mundial 2017 de la F.1.

El británico Lewis Hamilton, piloto del equipo Mercedes de Fórmula 1 y tres veces campeón de la especialidad, dominó la primera jornada del Gran Premio de Australia con el mejor tiempo en los dos entrenamientos libres disputados.

El dominio de los coches de Mercedes continuó la tónica de las últimas tres temporadas, encarnada en Hamilton, pero también con el finlandés Valtteri Bottas, sustituto del vigente campeón, el alemán Nico Rosberg, que decidió retirarse tras lograr la corona de 2016.

Hamilton y Bottas coparon los dos mejores tiempos de la primera sesión, aunque con una ventaja evidente del británico, que le sacó hasta seis décimas a su nuevo compañero (1:24.220 frente a 1.24.803) en esa primera práctica.

En la segunda, el tricampeón (2008, 2014 y 2015) volvió a dominar la escena estableciendo un tiempo de 1:23.620 utilizando los neumáticos ultrablandos que mejoraron su propio registro de la primera tanda en ocho décimas; mientras que su compañero se quedó tercero, tras el Ferrari del alemán Sebastian Vettel, cuatro veces campeón del mundo entre 2009 y 2013.

Entre los equipos llamados a discutir el dominio de las Flechas de Plata, Red Bull fue el más cercano a los coches de Mercedes en la primera sesión, con solo 83 milésimas de diferencia entre el mejor tiempo de Bottas y el del australiano Daniel Ricciardo, tercero por delante de su compañero holandés Max Verstappen, que fue cuarto.

Sin embargo, en la segunda tanda fue Ferrari el que se impuso con Vettel entre los dos Mercedes (fue nueve milésimas más veloz que el mejor giro de Bottas) y con el cuarto puesto del campeón mundial en 2007, el finlandés Kimi Raikkonen, que dejó a os coches de la marca austríaca de bebidas energéticas en los puestos quinto y sexto.

Mañana sábado se disputará en el circuito Albert Park de Melburne una tercera tanda de entrenamientos libres y la clasificación, que definirá el orden de la formación de salida del Gran Premio de Australia.