Fórmula 1

21/03/2017

“Quieren borrar todo lo que hice”

Bernie Ecclestone aseguró que desde Liberty Media buscan deshacerse del legado que dejó en la F.1.

La adquisición de la Fórmula 1 por parte de Liberty Media ha dejado a un costado a Bernie Ecclestone, nombrado por la propia compañía estadounidense como presidente emérito.

Sin embargo, el propio Ecclestone, en declaraciones al Mail on Sunday británico, admitió que “ya no puedo hacer nada”, dejando a entrever que el cargo que le brindaron fue, cuanto menos, ficticio.

Justamente, quien fuera CEO de la categoría durante las últimas décadas, fue tajante en sus declaraciones: “Quieren borrar todo lo que hice, quieren deshacerse de ‘la historia de Bernie’”, aseguró.

Ecclestone, de 86 años, se sorprendió al ver como los nuevos dueños de la Máxima lo apartaron de su cargo, luego de que “me preguntaron antes de que tomaran el control si me quedaría tres años con ellos, y les dije que sí, que lo haría siempre y cuando estuviera en forma y competente”.

Como siempre, con su lenguaje políticamente incorrecto, aseguró que le llamó la atención que tras el acuerdo que hizo dueña a Liberty de la F.1 “se me pida que me callara porque Chase Carey quería ser el director ejecutivo”.

De cara a lo que viene, el ex dueño del equipo Brabham admitió que “siento una  envidia terrible por Chase, porque ahora está en la encantadora posición de poder hacer muchas cosas que yo quería hacer y no podía”. Esta confesión viene luego de que aclarara que “traté de dirigir el negocio como  jefe ejecutivo de la compañía para obtener ganancias para los accionistas”.

Además, distinguió lo que fue el trabajo de su administración de lo que será el de Liberty: “Todo el mundo quiere ir a un restaurante donde no se puede conseguir una reserva. Por eso, yo era muy estricto con cosas como los paseos por el paddock. La filosofía de Liberty es más abierta”, aseguró.

“Ellos tienen la cultura americana, y en una carrera en Estados Unidos todo el mundo está en el paddock y en los boxes, y pueden charlar con los pilotos y sentarse en sus coches”, agregó.

Como conclusión, Ecclestone realizó una particular comparación: “En la F.1 hemos estado dirigiendo un restaurante de cinco estrellas, no una casa de comidas rápidas, pero tal vez ahora la cocina sea más accesible, tal vez tenga un mejor sabor”.