Fórmula 1

08/03/2017

“Sólo tenemos un problema: el motor”

Fernando Alonso reconoció que el impulsor Honda es el gran culpable de la deficiente pretemporada que realiza junto a Mclaren. “No es fiable ni tampoco tiene potencia”, aseguró.

Por primera vez en las dos semanas de pruebas, Fernando Alonso habló. Y de qué manera. El piloto español  se sinceró sobre lo acontecido con los motores Honda, que fueron los protagonistas de estos días, aunque no precisamente por su buen funcionamiento.

“Las sensaciones del chasis son buenas, todo funciona bien en ese aspecto, y el balance del coche también lo es”, comenzó manifestando el español, para luego admitir que “igualmente es difícil tener una sensación correcta cuando eres 30 Km/h más lento que el resto”. Según los datos oficiales, el motor Honda ha marcado como velocidad máxima en la primera semana de test 314,8 Km/h al final de la recta del Circuito de Barcelona-Cataluña, unos 17 menos que Sauber, el más veloz.

“El único problema es el motor. No es fiable ni potente”, declaró un ofuscado Alonso.  “No estamos contentos con nuestro rendimiento. No estamos pudiendo completar nuestro programa, no podemos hacer las vueltas que planeamos cada mañana”, explicó en la rueda de prensa que brindó tras lo acontecido hoy.

Para peor, las fallas en la planta impulsora se fueron repitiendo: “en un día que tenemos un problema, debemos trasladar nuestro plan para el día siguiente, pero tampoco lo podemos completar, porque vuelve a pasar algo. Así sucesivamente. Hoy nos encontramos con que solo faltan dos días para completar los test”.

La esperanza depositada en las nuevas reglas y en una nueva evolución de Honda para este 2017 parece ya disuelta. "Es frustrante", reconoció Alonso.

La esperanza depositada en las nuevas reglas y en una nueva evolución de Honda para este 2017 parece ya disuelta. "Es frustrante", reconoció Alonso.

Centrándose en las fallas en sí, el asturiano admitió que los dos motores utilizados hasta el momento son deficientes. “Nunca hemos podido girar con la cantidad de caballos que esperábamos, ni con el de la semana pasada ni con el actual. Hay dos o tres zonas del impulsor en las que estamos ‘en punto muerto’, y necesitamos solucionarlas lo antes posible”.

La franqueza con la que el bicampeón del mundo dialogó con la prensa se manifestó en sus sensaciones al hablar de la falla ocurrida en el primer día de pruebas: “El inconveniente con la fuga de aceite fue un problema bastante amateur”, aseguró, en palabras que seguramente no serán bien recibidas por la gente de Honda.

La poca cantidad de vueltas que ha girado el MCL32 no supone un problema para el ex piloto de Ferrari: “Siempre se va aprendiendo al girar. Lo importante es hacer reglajes y terminar el día sabiendo que el coche tiene que funcionar de esta manera. Eso lo puedes hacer con 12 tandas de 10 vueltas, y hacer 120 en total, o con 12 tandas de 3 vueltas, y hacer unas 40. Con los problemas actuales, optamos por tandas cortas pero tenemos una información muy útil al final del día que creemos que nos hace mejorar el coche”.

 En el día de hoy, Mclaren (con el español al volante) solo dio 46 vueltas. Fue el equipo que menos giró.

En el día de hoy, Mclaren (con el español al volante) solo dio 46 vueltas. Fue el equipo que menos giró.

Sobre el supuesto rendimiento del motor Honda en este 2017, señaló que “quizá tengamos algo más de potencia que el año pasado, pero también los reglajes que tenemos a día de hoy no son para nada cercanos a los de carrera, por diferentes motivos y problemas que tiene el motor”. “No veremos la potencia hasta que solucionemos muchos de los problemas que tenemos", admitió.

Pensando en las similitudes entre esta pretemporada y las de los pasados dos años, reconoció que “estamos más emparentados con lo que fue el 2016. Quizá tengamos un poco menos de potencia, lo cual es frustrante, porque con el gran cambio reglamentario uno tenía más esperanzas, creía que podíamos estar más cerca de los líderes”.

Los rumores, que desde el frustrante 2015 (el año de su regreso a Mclaren) lo tienen como serio candidato a irse del equipo, volvieron a instalarse con fuerza en el invierno europeo. Sin embargo, el asturiano destacó: “Voy a ser paciente, tengo mucho tiempo. Me he preparado mejor que nunca, me siento muy fuerte conduciendo este año. Puedo hacer mi estilo de conducción, entrar rápido en las curvas como en los viejos tiempos”.

De cara a Australia, competencia que abrirá el Mundial el próximo 26, admitió que el objetivo será “buscar terminar la carrera sin problemas, y con la máxima potencia posible”. “El equipo está totalmente preparado para competir en un buen nivel. La única duda es saber con cuanta potencia contaremos”, concluyó.

Foto: XPB Images.