Fórmula 1

24/02/2017

Volvió a las fuentes

Mclaren dio a conocer el MCL32, que si bien presenta nueva nomenclatura, cuenta con el naranja como color predominante, en lo que es un guiño a la historia del equipo británico.

El equipo Mclaren presentó el monoplaza con el que competirán en la 68° temporada de Fórmula 1. Será el MCL32, un coche que en su paleta de colores presenta cambios radicales con respecto a los últimos años.

Como se venía deslizando en los últimos meses, el monoplaza cuenta con el predominio del color naranja, en lo que es la vuelta a la tonalidad original de Mclaren, de principios de los 60’. Sin embargo, también presenta un importante aporte del negro, por lo que termina siendo una clara combinación entre aquel pasado y el más cercano presente.

En su perfil, se observa la presencia de la “aleta de tiburón”, que en su forma es bastante similar a la presentada por Force India. A los costados del habitáculo se aprecia (como en todos los coches presentados hasta el momento) un importante trabajo aerodinámico, gracias a la buena cantidad de deflectores que aparecen allí.

Desde la vista frontal, se destaca el pequeño tamaño de las tomas de aire (tanto laterales como la superior). En la trompa, si bien permanece el apéndice en el que desemboca la nariz de la misma, se ve un novedoso diseño en el conector de los “bigotes”, que cuenta con una longitud similar al presentado por Renault, pero con una serie de ranuras que no se habían visto en ningún otro coche.

Las aberturas también aparecen en el alerón trasero pero de una manera poco habitual, formándose en sus costados una especie de “dedos”, que buscan canalizar el aire por el sector de la mejor manera.

Con el nuevo monoplaza, Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne buscarán continuar con la evolución que ha tenido el equipo el año pasado, tras un 2015 para el olvido.

El Mclaren MCL32, al detalle: