Fórmula 1

23/02/2017

Fuerte como un toro

El español Carlos Sainz, del equipo Toro Rosso de Fórmula 1, habló de su entrenamiento físico. El piloto de 22 años lo intensificó para dominar a los nuevos autos que serán cinco segundos más rápidos que en 2016.

La nueva normativa técnica que entrará en vigencia en la Fórmula 1 este año provocará que los autos de la categoría sean unos cinco segundos más rápidos que los utilizados hasta el torneo pasado. Por tal motivo los pilotos pasaron los últimos meses preparándose físicamente para aprovecharlos al máximo.

“Los coches serán más físicos y vamos a tener que estar a la altura porque la forma de 2016 no nos va a servir”, sintetizó el español Carlos Sainz, quien encarará su tercera temporada con Toro Rosso.

Cómo será de intenso el actual entrenamiento que Sainz ya ganó cuatro kilos de musculatura y reforzó, especialmente, la zona del cuello. Ese incremento en la masa muscular es a base de sesiones de Crossfit con una duración similar a las de un Gran Premio. “En vez de los 50 minutos que suelen durar, las mías son de una hora y media a dos horas. Trabajamos a 180-190 pulsaciones e incluimos boxeo y trabajo de cardio”, explica el corredor de 22 años. Fuera del gimnasio, la preparación se completa con una hora de natación.

Sainz incrementó su masa muscular en los últimos meses.

Sainz incrementó su masa muscular en los últimos meses.

Bajo la supervisión de un entrenador personal de su escudería, el madrileño se centra en dos áreas de trabajo: los hombros y, sobre todo, el cuello. “Tenemos dos maneras de trabajarlo: la primera es levantando y aguantando pesas en el gimnasio, que esto último es lo que tenemos que hacer en la Fórmula 1, poner resistencia contra una fuerza G; y la segunda es con un trabajo específico en el karting”, apunta.

Con este objetivo, Sainz diseñó un casco con lastre que le ayuda a reforzar el cuello. Al contrario del que usan otros pilotos, y que está destinado sólo a sesiones de gimnasio, el del español se puede utilizar en la pista. “Esas pesas hacen que el casco pese entre 1,5 y 2 kilos más, lo que genera unas fuerzas laterales más parecidas a las que me voy a encontrar en el Fórmula 1. Eso, junto a otros ejercicios específicos que hago, hace que se trabaje mucho la musculatura del cuello”, detalla.

 

 

Respecto a cómo afectará esta nueva exigencia física a la parrilla de F-1, Sainz considera que tiene “ventaja” debido a que “con 22 años llegas al pico de forma física de un cuerpo humano”, aunque afirma que rivales como el inglés Lewis Hamilton, su compatriota Fernando Alonso o el finlandés Kimi Räikkönen, “ya experimentaron fuerzas G similares a mediados del 2000”.

 

Galería de fotos

- El entrenamiento de Carlos Sainz

PorDiego Durruty