Fórmula 1

24/01/2017

Pirelli se mantiene escéptico

Desde la firma italiana temen que las nuevas reglas aerodinámicas perjudiquen el espectáculo en pista.

Uno de los principales cambios acontecidos en la Fórmula 1 de cara a la temporada 2017 ha sido la generada en los neumáticos. Pirelli, proveedor de la categoría, debió realizar gomas más anchas y con menor degradación, buscando que los pilotos no se vean impedidos de poder atacar por el rápido desgaste de los mismos, tal como sucedió en los últimos años.

Sin embargo, la veloz degradación también era una fuente de sobrepasos, siendo una de las causas de que se llegara a la cifra de siete ganadores distintos en las primeras siete fechas del año, tal como ocurrió en 2012. “Va a ser todo lo contrario a aquello, pero es lo que la categoría nos pidió”, señaló Paul Hembery, jefe de Pirelli Motorsport, al sitio web motosport.com.

Además de ser una de las claves para los adelantamientos, aquel desgaste (pedido incluso por la categoría) brindaba una mayor imprevisibilidad en torno a las estrategias y al rendimiento de los coches. Con los valores actuales, se prevé que ello desaparezca, y que se estabilice un número de paradas determinadas por GGPP.

“Hemos tenido seis años en los que el objetivo era ofrecer un reto a equipos y pilotos; un reto térmico donde tenías que gestionar el sobrecalentamiento y la degradación”, aseguró Hembery, que igualmente ve luz al final del túnel: “Ahora se nos pidió reducir de manera considerable eso. Así, los pilotos podrán exigir más a los neumáticos en situaciones de adelantamiento, sin temer por el sobrecalentamiento de los mismos”.

Si bien esta variante posiblemente tenga efecto, Hembery advierte que también las novedades aerodinámicas serán fundamentales para el desarrollo del espectáculo: “todo depende del rendimiento de los autos. Si es muy similar la performance entre ellos, se verán adelantamientos, sino serán carreras monótonas”, comentó.

Los cambios aerodinámicos deben “reducir el nivel de turbulencias del aire que llega a la trompa del coche de atrás. Esto, junto con los neumáticos, debe permitir que los pilotos puedan hacer maniobras de adelantamiento más agresivas", tal como comunicó el británico.

Por lo pronto, Hembery está seguro de algo: “Van a haber más curvas a fondo y eso no va a ayudar a adelantar, porque si hay menos puntos de frenada será más difícil para los pilotos intentarlo”, explicó, en concordancia con lo expresado por Adrian Newey días atrás.